Un gran resplandor se veia a lo lejos, donde la figura de un gran guerrero habia desaparecido. Su nombre era Vegeta, el principe de los Saiyanyin. Era sumamente orgulloso.